Galería A  

En esta galería se puede ver un grupo de seis piedras halladas en la misma zona montañosa de tipo cárstico, situada en la cordillera de Aralar, así como unas imágenes del lugar del hallazgo. En los alrededores se pueden localizar lapiaces de distintos tipos, dolinas y cuevas. Las piedras recogidas son los restos más resistentes a la erosión, moldeadas por el efecto cárstico con formas extrañas y caprichosas, en ocasiones de gran belleza. Las podemos encontrar enterradas o semienterradas, o en el exterior. Estas últimas presentan un aspecto blanquecino debido a la capa de residuos calizos que las recubre. Su color, una vez limpias, es gris oscuro, y en ocasiones casi negro. Los tonos oscuros resaltan elegantemente sus formas. He realizado la limpieza con cepillo de nilón, o de acero en ocasiones, y posteriormente con agua jabonosa con el fin de eliminar cualquier resto de suciedad. Exentas de cualquier aceite u otro producto, la pátina se debe tan sólo a la manipulación producida al construir la base.

Las bases están construidas en madera de tilo. Esta madera permite realizar detalles con bastante precisión. No es demasiado dura y se trabaja bastante bien. Por ser de color muy claro precisa de tintes, encola bien y, una vez seca, mantiene bien su forma sin alabearse o retorcerse. Para la talla he utilizado sierra, gubias, raspines, escofinas y papel de lija. La terminación la he realizado con seis o siete manos de laca teñida de color negro. Después de cada dos o tres manos he hecho un pulido con lana de acero del 000, y finalmente las he abrillantado con un producto para carrocería de coche.

Las piedras son esencialmente verticales, y las bases, con un diseño caprichoso en ocasiones, confieren a este grupo de piedras un cierto estilo propio de las piedras chinas, pero, por supuesto, con un toque personal y un tanto atrevido.


 
Volver al menú principal
     
Volver al menú principal